jueves, 13 de mayo de 2010

Obesidad: No es culpa de los niños

El Gansito Marinela existe desde hace 56 años. Las papitas Sabritas están a la venta en nuestro país desde 1943, derivando en una gran cantidad de productos apartir de la década de los 60's cuando Pepsi se convierte en socio mayoritario. Y hablando de la Pepsi, el refresco de cola de esta empresa se encuentra en México desde 1940 y su gran rival, la Coca Cola, llegó en 1926 imporatada, hasta que en 1948, gracias al "Cachorrito" se plantó en territorio nacional de manera definitiva. Por esos tiempos también surgió Bimbo y con ello Barcel.

Y dirán ¿Qué onda con la información de la "comida chatarra"?. Pues por ahí la Secretaría de Salud, encabezada por Córdova Villalobos, anda diciendo que en los últimos 20 a 30 años, el índice de obesidad infantil ha aumentado un 300% (Al menos esa es la información que dan). La solución: Quitar todos los alimentos chatarra de las cooperativas escolares. Esto claro, apoyado por Lujambio.

¿A qué va esto? Como pudimos ver, la comida chatarra ha estado en nuestras vidas desde tiempos de nuestros abuelos. Me parece que es un tanto radical expresar toda la culpa a ellos. Eso se llama "curarse en salud" por parte de la SEP y de la SSA.

Igual que cada una de las "crisis" que surgen en este país, se ataca el problema desde un punto de vista muy limitado. De ninguna manera puede ser la solución al problema, pero tiene la etiqueta de proselitismo por todos lados.

¿Por qué es ridícula esta idea? Por los siguientes motivos:

- Por mucho que digan que van a poner "alimentos sanos", los niños conseguirán de alguna manera la comida chatarra. Los Oxxo, las tienditas o incluso los mismos niños pueden meter "de contrabando" bolsas de dulces.

- Los alimentos "sanos" no se van a vender igual. La cooperativa representa un ingreso para las escuelas (sobre todo las privadas). Al perder ese ingreso (bajo la premisa de que las empresas al verse jodidas por el gobierno nunca pierden) van a buscarlo de otra manera. Van a subir precios de colegiaturas, uniformes, cuadernos, libros, etc para compensarlo.

- Si a los niños no les gusta esos alimentos sanos, van a preferir no comer y eso genera en falta de alimento, lo cual se traduce en falta de energía para la escuela, derivando en un peor desempeño.

Yo entiendo que el Dr. Córdova se encuentra en la pelea por ser Gobernador de Guanajuato; y que el señor Lujambio pelea por su candidatura presidencial, pero deberían tomar un poco más en serio este tipo de cosas y verlas de fondo. ¿Cuál es este fondo? La cultura del niño.

No es de gratis que la obesidad haya aumentado, y culpar a los alimentos chatarras absolutamente es algo absurdo (y bien sencillo). Existen infinidad de variables fuera de la alimentación. La más importante: La televisión (que ya no le digo caja idiota porque ya no lo es tanto), los videojuegos e internet. Cosa curiosa. Nada de esto surgió durante las épocas que los productos chatarra se estableció. Y he aquí el fondo, ¿quién tiene la culpa? Los padres, a quienes se les hace más fácil botar al niño en frente de la tele o el XBOX para que se esté quieto en lugar de salir y jugar con ellos en un parque para hacer ese ejercicio que necesitan.

Muchos dirán "La escuela busca hacer su parte y ayudar". POr favor, no sean ilusos. Esto junto a los "30 minutos diarios de ejercicio" son actos proselitistas de un gobierno que se la ha pasado diciendo. "No te preocupes, yo lo arreglo". En vez de capacitar y educar las bases familiares con campañas de conciencia para el desarrollo, vamos a imponer actos para que vean que sí hacemos algo y ya cuando el niño salga de las escuelas, ya no es mi problema, es el tuyo, padre de familia.

Es exactamente lo mismo que sucede con esta batalla contra el Narco. El problema de fondo no es quien vende la droga, es quien la consume. Si hubiera una estructura social adecuada, no se consumiría droga en ciertos núcleos, o si se hiciera responsablemente, no pasaría nada (teóricamente). Acá vemos lo mismo. En vez de establecer programas de cultura de alimentación, prefieren un acto de represión (Porque lo es aunque lo vean exagerado) que quita la libertad de consumo y de comercio. Esto les funcionó de maravilla a los gringos durante la Prohibición ¿Se acuerdan?

El gobierno tiene miedo de meterse de lleno a los problemas, no entenderé porqué. Quizá porque algunas escuelas "se tendrán que mochar" para vender los productos de manera clandestina, lo cual es otro ingreso.

Yo sólo doy una opinión, y creo que es válida. Existen maneras de llevar información a los padres para que:
A) Dediquen tiempo para hacer ejercicio con sus hijos para quitarlos del internet, XBOX y las caricaturas.
B) Aprendan a alimentarlos correctamente.

Reprimir "prohibiendo" sólo genera incomodidad en la población de un derecho de elección que tienen. Y eso señores, está en la Constitución. Los niños no tienen la culpa, son los padres y, al igual que con esta guerra contra el narco, estamos atacando mal el problema. Pero estos actos son típicos del actual gobierno Panista.

Y todo por hacer proselitismo...

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada